Negociación en la Universidad del Magdalena

Desde finales del 2015 SINTRAUNAL cuenta con una nueva Subdirectiva en la Universidad del Magdalena. Desde su llegada planteó un  esquema distinto de trabajo sindical, llamó a sus afiliados a prepararse con un método de negociación diferente.

En el proceso de instalación de la mesa demostró bajo la vía de la argumentación que había una clara burla hacia las solicitudes de los trabajadores, con lo cual logró la anuencia de las otras organizaciones sindicales presentes en esta institución para plantear de manera consensuada y contundente el rechazó a la práctica que tenía esa dirección universitaria de malinterpretar la norma para responder con evasivas sobre los acuerdos finales que en años pasados habían dicho  se había negociado con sus trabajadores.

SINTRAUNAL tuvo que recoger en el pliego del 2016 lo discutido en años anteriores para concretar sus puntos  y ha estado de manera permanente exigiendo actitudes consecuentes, responsables y ajustadas a la norma para que los resultados de la negociación faciliten las condiciones de labor y eviten las prácticas que atentan contra la dignidad de los servidores públicos.

Luego de intensas discusiones con la dirección administrativa quien planteo desde un comienzo que solo otorgaría 4 días para negociar y no lo dispuesto por la norma que según el decreto 160 de 2014 son 20 días, argumentando que del lapso mencionado solo disponía de cuatro días porque la administración no podría operar si faltaban más tiempo los funcionarios negociadores a su lugar de trabajo, una vez aclarado con el apoyo de un delegado de la OIT, la Dirección de la Universidad del Magdalena ajustó los tiempos de la negociación y estableció los mecanismos de garantías para todos los negociadores, atendiendo el procedimiento dispuesto en la citada norma, el cual es necesario precisar establece condiciones  muy limitadas y adversas para la negociación

Luego de intensas discusiones y en el marco del proceso de negociación, se pudo evidenciar que esa dirección universitaria no tenía la más mínima intención de llegar a acuerdos, porque sus negociadores  siempre hicieron propuestas insulsas e indecorosas acompañadas de redacciones leguleyas tendenciosas, que terminaban haciéndolas inviables las solicitudes presentadas por los sindicatos.

Por la claridad que otorgan los hechos y los argumentos, y ante la evidencia de que la dirección de la Universidad de Magdalena no tiene la más mínima intención de llegar a acuerdos sobre temas fundamentales para los Trabajadores universitarios en materias como protección, garantías sindicales, estudio, bienestar, capacitación, representación de los Trabajadores en los cuerpos colegiados ni demás puntos presentados en el pliego de peticiones, SINTRAUNAL y SINTRAUNICOL DECIDIERON RETIRARSE DE MANERA IRREVOCABLE DE LA MESA DE “NEGOCIACiÓN”, con la claridad de que, definitivamente, solo por la vía de los hechos, el conflicto, la movilización y la lucha se logra arrancarle a esta administración mejores condiciones salariales y de labor, para todos los Trabajadores Administrativos de la Universidad del Magdalena.

En consecuencia el 13 de julio de 2016  SINTRAUNAL y SINTRAUNICOL retiraron formalmente su pliego de negociaciones mediante comunicación categórica y contundente porque no se prestaran para legitimar ningún acto administrativo enmarcado en la farsa de “negociación”, mediante actas con acuerdos totales o desacuerdos o cualquier otra argucia, pues lo claro es que jamás existió voluntad política por parte de la administración de la Universidad del Magdalena pues siempre se mostraron como simples tramitadores de solicitudes y su único interés era cumplir con un requisito legal para no quedar ante la opinión pública nacional e internacional como lo que realmente son: directivos arbitrarios que se niegan a reconocer a sus Trabajadores Administrativos como parte fundamental de la Institución a quienes se les debe respetar sus derechos.

Finalmente, SINTRAUNAL y SINTRAUNICOL, le hicieron saber al señor rector de la Universidad del Magdalena que harán uso de todas las herramientas legales que este Estado Social de Derecho les proporciona para lograr que esa administración universitaria se siente a negociar con sus trabajadores en condiciones de dignidad y de respeto.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *